jueves, septiembre 18, 2008

De nuevo..


Es increible la facilidad que tengo para olvidarme....


Y sorprenderme, al encontrarme como ese billete de a mil en el pantalon que paso un año al fondo del armario.




 



...Ya es hora de que me dedique a mi cuento.


miércoles, noviembre 14, 2007

Una tarde cualquiera


Ya estoy tan solo medio ebrio, y no pienso escribir la mitad de esto en ingles y despues preguntarme porque esta todo en chicano.
Pero escucho la misma musica. Las mismas palabras -en cambio-, murieron, mientras me distraje.

Y el orgullo ha crecido como una cascada, siendo solo un riachuelo unos minutos atras. Cuando podia admitir tantas cosas, caminaba zigsaguiante, y todo importaba menos.

Apago la luz. Quizas asi encuentre algo de lo que he perdido.








...Pero no. No hay nada en la oscuridad.
Ni si quiera un par de letras amigas.



Y ya no recuerdo muy bien de que iba esto, si sobre numeros, de cuantas vidas esta hecho un arbol, por ejemplo. O si era de eso que aun pretendo no recordar. 
Pero eso si, no era robar, solamente.


Quizas hablaba del tipo de cosas que no tienen tanto sentido al principio, como por ejemplo, de que siempre terminas de la misma forma. Porque las otras no cuentan, y solo importa cuando es de esa forma, esa maldita forma. Cuando no hay nadie que vaya para tu lugar. Cuando a nadie le sirve tu recorrido, porque estas tan ciego que nadie son solo los que te importan, y los que te importan son solo los que no estan.

Porque esto es, o era, sobre aquellos que te van a cubrir cuando te desarmas. 

Porque es uno de esos dias, en que todo podria importar.

Porque deberia estar feliz, pero no hay quien haga sonar el telefono.



Porque estoy cansado. Y probablemente nada de esto es lo que parece.


domingo, septiembre 23, 2007

Las Razones (del cuento)


18 de Septiembre. Diez y media de la noche, el titulo de la página de Emol es un contador de muertos. Van 29, hace no mucho eran 27. Fiestas patrias, alcohol, autos, quien sabe, no voy a leer más allá del titulo. Ya solo el hecho de estar en presencia de un conteo así hace que se me revuelva el estomago. Y justamente porque todo/solo, lo que veo, son números.

Y en ellos se oculta el recuerdo de una palabra, que se hace tan peligrosa cuando termina así de hueca, de vacía.


El contador de muertos. Perfectamente podría ser uno más en él, y lo que más rabia me daría seria estar justamente ahí, metido dentro de un número, el 17, o el 9 dentro de esos 29, ya conmigo 30.

Una llamada, saldré.

Pero la muerte no es el problema, la viviere siempre, porque es parte de mi vida, y de la de cualquiera que quiera verla de frente, tal como es. Y la viviré hoy especialmente por una sonrisa.

Quizás, quizás no llegue al recuerdo. Pero como sea, no seré solo un numero más, no estaré dentro de ese contador maldito.  Soy un tipo feliz, que va a ver a una mujer que lo hará más feliz, o triste, y feliz de nuevo. No un número.

No, no es la muerte en sí lo que da miedo, es lo vacía que se ha hecho.


Y yo ya no puedo dejarlo todo así, como esta, no puedo simplemente esfumarme por ahí; terminar de esa forma, así, en el titulo de una pagina de Internet. No puedo.



No, alguna de mis palabras se quedaran en otros ojos. Y algo de mí con ellas.




y así no seré un numero, tan solo, un miserable numero.





domingo, agosto 26, 2007

Por algo las palabras se demoran


Antes pensaba que me gustaria ser el mismo personaje, pero de distinta autoria.
Uno se complica más de la cuenta cuando se dibuja a si mismo.
Pero por suerte, ya en estos dias, no necesito saber ni donde estoy, ni a donde voy, para llegar a donde quiero.

Y con en estos dias, el dibujo se hace una anecdota de trazo más facil.
Y las horas se transforman, sin problemas, en la historia.

Y todo se hace emocionante en estos dias, en que ya no necesito ir a ningun lado
porque la aventura me ha tomado entre sus lineas,
para siempre.

Como la aventura frente al mar de nieblas,
como la aventura de angola y bolivia,
como la aventura de quien se dibujo su propia linea de la fortuna
como la aventura aun no escrita

Este cuento.

jueves, agosto 23, 2007

Un poco antes del Cuento, la aparición eólica del escritor.

Hay algo que duele entre el sueño y las cicatrices

Un corazón absolutamente desviado
un camino sin asfalto
un empedrado con saña

Y algo que ya no tiene nada que entender


Y nada
después de haberme acostumbrado a caminar
sin llevar en los bolsillos algo para mañana.

Nada
salvo esos minutos que a nadie le importan

Minutos de luna tras ciertas ramas y bosques
en los que jamás anduve
con pasos sin sentido para el viaje,
pasos solo para el silencio.

Minutos de estas horas en las que escribo,
y miento un poco.


No, no es mucho. Y quizás es menos.
Quizás son tan solo segundos.


Pero no puedo, simplemente no soy música ni poesía
No soy de aquellos eternos.
Menos de esos estables
No soy una voluntad implacable,
ni si quiera un héroe.

Tan solo
a veces
no soy suficiente

Y aun así
no me pongo un futuro para mostrar

No,
no es mucho lo que tengo
Y menos aun es lo que tendré mañana,
pues lo poco que tenia, ya lo use hoy.


Pero soy libre, y estoy tranquilo.



Y es que quizás, no necesito mucho más que equivocarme de vez en cuando...


viernes, agosto 17, 2007

Un -no tan nuevo- inicio

La libertad nace del conocimiento y conformación de la propia identidad, de un cuento, de una historia bien contada por uno mismo sobre quien es.

La libertad por ende no se puede entender en relación a otros, en base a mediciones externas, si no que es simplemente una sensación de concordancia con uno mismo que inevitablemente se extrapola hacia el mundo.

Yo antes buscaba la libertad, en actos y personas. Ahora simplemente soy libre.

Tengo mi propia historia, que nunca había querido contar, por miedo a dejar algo fuera, por temor a hacer inevitable lo inevitable, por inconformidad ante los limites y dudas acerca de las certezas. Por evadir la realidad de que ya soy. Ya fui, y viví, antes de estar preparado parar ello. O, al menos, antes de poder haberlo hecho perfecto, como jamás podría.

Pero ahora aquí estoy, con mi historia, con mi propio cuento sobre quien soy. Y algunos capítulos inconclusos sobre quien seré..